Destacado

  • Carta del Presidente

    {rscomments off}

    Estimados socios

    Tras el reciente proceso electoral para la elección de la nueva Junta Directiva de la Sociedad Española de Transfusión Sanguínea y Terapia Celular, la candidatura que hemos presentado fue elegida por los socios para la gestión de la misma en los próximos años. En nombre de toda la Junta, me gustaría expresar mi gratitud a todos vosotros por la confianza depositada en esta nueva andadura de nuestra Sociedad.

    Nuestra Junta está formada por diez socios que trabajamos en diferentes áreas de actividad y procedencia geográfica. De esta manera, esperamos representar las inquietudes comunes de todos vosotros. Nos proponemos continuar un trabajo que tiene detrás años de evolución, y además explorar nuevas áreas de actividad y abrir herramientas adicionales de participación. Es un proyecto de equipo que, con la ayuda de todos, confiamos en llevar a buen puerto.

    Por otra parte, en este apartado inicial, hemos de mostrar nuestro reconocimiento público a la persona que en los últimos años ha liderado este proyecto, el Dr. J.M. Cárdenas, incansable trabajador, persona dialogante, dotado de buen criterio y con reconocido bagaje científico con el que he labrado una gran amistad. Espero acercarme todo lo posible al listón que ha dejado y, para ello, sé que cuento con un gran equipo.

    Son varios los retos a los que nos enfrentamos, algunos antiguos y otros nuevos. Podemos percibir en nuestro medio un entorno cambiante y en los profesionales sanitarios nuevas expectativas y preocupaciones. Hemos de apuntalar logros, renovar ideas y avanzar hacia las nuevas metas.  Intentaremos ser una Sociedad que se abra a los profesionales e instituciones para ofrecer ayuda y colaboración en todos los ámbitos. Para ello nos fijamos unos objetivos globales que no difieren de la línea de la Sociedad de los últimos años como son la mejora y progresión de la hemodonación, la transfusión clínica y la terapia celular mediante la participación de los socios y la calidad basada en la donación no remunerada, la seguridad del paciente y la cobertura global de componentes y hemoderivados.

    Partiendo de una reflexión estratégica realizaremos un análisis sistemático de nuestras necesidades, posibilidades y líneas de acción de futuro, de manera ambiciosa, manteniendo nuestros objetivos clásicos, pero sin rechazar ninguna posibilidad.  La planificación es clave para poder cumplir de manera ordenada y en tiempo las demandas actuales y que surjan a corto y medio plazo. Estamos en un mundo en el que muchos temas que se deben abordar han sido atenuados por el peso abrumador de la pandemia, pero pensamos que se deben seguir impulsando con igual fuerza y determinación. Entre ellos destacan la formación de nuestros profesionales sanitarios, la representación de la hemoterapia en las instancias que le correspondan, la incorporación de nuevas generaciones de médicos con el suficiente entusiasmo para la continuación a largo plazo de los proyectos existentes y futuros o el reto de responder al previsible aumento de la demanda de derivados plasmáticos.

    Fieles a la esencia de la SETS, creemos que la decidida apuesta por la docencia y la formación continuada debe seguir siendo uno de nuestros principales propósitos. Por supuesto, seguiremos con la inercia de las iniciativas consolidadas añadiendo nuevas, apoyándonos en las posibilidades que las nuevas tecnologías nos ofrecen para, de esta manera, llegar a más socios.

    Queremos consolidar las relaciones existentes con el marco administrativo y científico, pero aspiramos a mejorar nuestra representación donde sea posible ya sea teniendo un mayor peso específico o estando presentes donde antes no lo estábamos. El fin de este objetivo no ha de ser la mera representación sino intentar influir en los asuntos que como expertos conocemos, identificando problemas y proponiendo soluciones.

    La formación de especialistas dirigidos al mundo de la hemoterapia es un motivo de doble preocupación. Por una parte, tenemos que encontrar la clave para fomentar vocaciones hacia nuestro campo, hacer atractivo nuestro campo científico y laboral hacia nuevas generaciones que se comprometan para continuar y mejorar el magnífico nivel de la hemoterapia española. Por otra, hemos de proponer contenidos modernos y actuales con la duración mínima para el curriculum de formación de los especialistas, que sean aceptados en los niveles correspondientes.

    Por supuesto, uno de nuestros importantes objetivos es el correcto suministro de componentes sanguíneos y hemoderivados desde el punto de vista de su calidad y de su cantidad. El fin de la hemoterapia ha de ser el soporte y tratamiento del paciente de manera directa o como consultores científicos de los profesionales relacionados. Estamos en una fase de estabilidad en cuanto a la necesidad de los componentes sanguíneos, pero, no sucede lo mismo con los derivados plasmáticos.Por ello apoyaremos, desde nuestra sociedad, iniciativas enfocadas al incremento de su producción (aumentando extracción y mejorando su obtención) y al uso de los mismos sustentado en criterios científicos contrastados.

    Para todo ello nos apoyaremos en las herramientas ya existentes como son los grupos de trabajo, cursos, el boletín, la página web, el programa de acreditación, la elaboración de guías o el congreso anual de la Sociedad, pero también, intentaremos incorporar nuevas herramientas dentro de nuestro contexto como pueden ser la utilización de las redes sociales para dar a conocer nuestro trabajo y conocimiento; el establecimiento de interrelaciones y sinergias con sociedades de profesionales de otros campos con puntos comunes y con sociedades internacionales. Seguiremos potenciando en la medida de lo posible los encuentros virtuales para potenciar la formación y la comunicación de una manera dinámica.

    Creemos que son especialmente importantes las relaciones con otras Sociedades Científicas españolas e internacionales con puntos comunes de conocimientos científicos, fomentaremos iniciativas de encuentros para concretar programas y guías que den soluciones a los profesionales.

    También y, no menos importante, tenemos la intención de mejorar la comunicación con el socio para que tenga una mayor presencia en la Sociedad y que tenga un conocimiento dinámico de las acciones de la propia Sociedad. En este apartado, las nuevas tecnologías evidentemente serán claves.

    Una vez más espero y deseo contar con la colaboración de todos vosotros para poder estar a la altura del reto.

    Un saludo

    Dr. Luis Larrea González. Presidente de la SETS